Premios 2012 - “Espíritu de la Educación Católica”

Hermana Pauline Robinson mfic (Mt Alvernia College, Kedron) recibió el Premio “Espíritu de la Educación Católica”

 

Este premio “Espíritu de la Educación Católica” se otorga anualmente durante la Semana de la Educación Católica para reconocer la labor de los miembros del personal escolar, de los padres, del clero o de los voluntarios que contribuyen notablemente al desarrollo de la educación católica en Queensland.

Los premios los otorgó por primera vez el QCEC en 2006 en reconocimiento de la labor de los miembros del personal, de los padres, del clero o de los voluntarios que han contribuido notablemente en la vida de una comunidad escolar católica o por medio de una agencia católica dedicada a la educación.
Este año, en todo el Estato, se han recibido 61 nominativos para recibir los premios.

“Las personas que han recibido el premio, junto con las personas que han sido nominadas para recibirlo, representan la labor estupenda que se hace para sostener a los estudiantes y la misión de las comunidades dedicadas a la educación católica en el Estado” dijo Mike Byrne.

La hermana Pauline Robinson ha aportado enormemente a la educación católica, sirviendo generosamente en escuelas católicas, en parroquia y a la comunidad ciudadana, a nivel local y nacional.

Pauline es la líder de la Congregación de las Hermanas Franciscanas Misioneras y ex miembro de la Comisión para la Educación Católica de Queensland. La Hermana Pauline ha iniciado numerosos proyectos, inclusive la formación de las Escuelas Franciscanas en Australia. Es la líder de este grupo y trabaja incesantemente para asegurar que las escuelas franciscanas de Australia reciban las últimas noticias, los recursos necesarios y estén al tanto de los eventos.

Pauline se ha implicado además en el desarrollo y en la implementación de una nueva estructura para el P&F en el Mt Alvernia College. La Red de Padres y Amigos (P&F) tiene como objetivo animar, mejor y mantener viva la implicación y el soporte de los padres en el College.

Como seguidora de San Francisco, la Hermana Pauline comparte la intimidad de sus relaciones con Dios dándose, de muchas maneras y de todo corazón, para que otros conozcan a Dios.