Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada Concepción

Celebrando 70 años de la bondad y presencia de Dios

en Papúa Nueva Guinea

71016825 1134571760071153 1480733234206605312 nEl 16 de septiembre de 2019, un día especial para recordar con gratitud y alegre alabanza la bondad de Dios reflejada en la vida de las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Inmaculada Concepción y su presencia en Papúa Nueva Guinea durante los últimos 70 años desde la llegada de nuestras primeras cuatro hermanas en 1949. Fue un tiempo para celebrar, un tiempo para regocijarse, un tiempo para recordar con gratitud, ¡un tiempo para alabar al Señor! Fue un tiempo para mirar hacia atrás con corazones agradecidos y decir: "Por todo lo que ha sido GRACIAS, Señor".

Al mismo tiempo, Papua Nueva Guinea como nación celebró el 44º aniversario de su independencia el 16 de septiembre de 1975. El Aitape estaba lleno de colores, especialmente los colores de la bandera de Papua Nueva Guinea en rojo, amarillo, blanco y negro.

La celebración comenzó a las 8:30am en el frente de las oficinas de la Diócesis de Aitape. El discurso lo pronunció Baltazar Maketu, uno de esos niños de Sissano que fue enseñado por nuestras primeras hermanas que llegaron hace 70 años. El dio un mensaje desafiante diciendo que celebramos el aniversario de la Independencia cada año, pero como estamos contribuyendo al crecimiento y cambio de este país para que todos sientan que sus necesidades básicas están cubiertas. Si nuestra gente está sufriendo y no se les atiende sus necesidades, entonces la celebración no significa nada. Después del breve discurso y la oración, nuestras hermanas dirigieron el canto del Himno Nacional de Papua Nueva Guinea y siguieron las promesas del país presentadas por todos. Luego todos se dirigieron al lugar donde se había organizado la misa con un grupo de baile que tomó la delantera y fue seguido por los ministros, sacerdotes y los dos obispos, el obispo Francis Meli, el obispo de la diócesis de Vanimo y celebrante principal y el obispo Otto Separi, el obispo de la diócesis de Aitape. 

La misa se celebró al aire libre con la tribuna construida en la que se colocó el altar para la misa. El lugar estaba bellamente decorado. La gente también construyó refugios en forma de U para que las personas que asistieron a la celebración estuvieran cubiertas del calor del sol. La liturgia fue hermosa con el grupo coral dirigido por nuestras hermanas y los jóvenes y madres de las parroquias de Aitape.

Las diferentes sub-parroquias participaron en las procesiones de las diferentes partes de la misa. San Joaquín encabezó la procesión de entrada. La gente de la parroquia del Espíritu Santo en Wewak hizo la procesión del ofertorio y tomó el ofertorio y la Sub-Parroquia de San Francisco hizo la danza de recesión. Después de la homilía, todas las hermanas de las FMIC fueron invitadas al frente y renovaron sus votos para vivir plenamente nuestra vida de FMIC.

Toda la Misa estuvo llena de espíritu y la presencia del Señor se sintió mucho en la celebración. Hubo un sentido de familia y un espíritu de comunión entre nosotras y con nuestras hermanas que sirvieron en Papúa Nueva Guinea y que han pasado a estar con el Señor.69973767 1134571923404470 1378270230945464320 n

Después de la misa se distribuyó la comida en diferentes lugares y todos comieron. Había tanta comida, ¡más que suficiente para alimentar a un gran rebaño! Parte de la comida se compartió con la gente del hospital y con la gente de algunos de los asentamientos.

Después de la comida hubo música tocada por los jóvenes, así como la banda de Bambú de Madang que atrajo a mucha gente. Entre la música había diferentes oradores de nuestras hermanas y de otros que hablaron. También hubo algunas mujeres que vinieron y recibieron ayuda de nuestras hermanas después de sus experiencias violentas y sintieron que nuestras hermanas han hecho mucho por ellas para liberarlas de los dolores que estaban experimentando. Lo que compartieron tocó muchos corazones. Algunas de estas mujeres eran de otras denominaciones, pero se sintieron en casa con las hermanas y recibieron la ayuda, el cuidado y el amor que necesitaban. Compartieron sus historias con corazones agradecidos.

Después de los discursos hubo diferentes artículos de los diferentes grupos de niños, jóvenes y hombres y mujeres mayores para entretenerse. Fue con un espíritu de gran alegría ser parte de todos ellos. La gente fue espontánea y así es PNG. Algunos temas no se prepararon de antemano, pero con el espíritu de la alegría que se presentaron. Entre los entretenimientos, se tocó música y muchas de las mujeres y nuestras hermanas fueron y bailaron con todos los estilos. Hubo risas y alegría y las mujeres no quisieron parar. Todo esto continuó hasta las 6:00pm cuando nos detuvimos.

Al día siguiente todos nuestros voluntarios y compañeros de misión regresaron y limpiaron todo el lugar y volvieron a la normalidad. No creerías que hubo una celebración el día anterior.

Fue una alegría recordar en gratitud por nuestros 70 años de la bondad y la presencia de Dios al traer la Palabra, que es Jesús a esta parte del mundo. Esto fue compartido durante los 70 años y con el espíritu de San Francisco, Santa Clara e Isabel Hayes nuestra Fundadora. A medida que avanzamos hacia el futuro podemos decir: "Por todo lo que será SÍ, SEÑOR".                                                                                                

Rosella 

71573258 161007511650190 7811888003470589952 n

 

70387621 1134573270071002 498881247662047232 n

 

                                  

                                                      

 

"Dejar que nuestras raíces se hundan profundamente en nuestra tradición franciscana"

Recordando el programa de Roma y Asís del pasado mes de enero de 2019


20190124 098 40

De izquierda a derecha: Hna. Rosella Lasi, Hna. Danielle Julien, Hna. Marceline Pokah, Hna. Bridget Yipmamunji, Hna. Pauline Jamison, Hna. Lorna Pokom, Hna. Joyce Manchalo, Hna. Gustina Renteria Chinguel, Hna. Sharon Waili, Hna. Marie Puleo, Hna. Pauline Robinson, Hna. Dulcie Supuno, Hna. Mildred Savien, Sr. Nancy Celaski.

Go to top